jueves, noviembre 29, 2007

Niñas y Autos

Nos detuvimos en el semáforo de Bulevar Ortiz Mena y Calle 24. Una niña tarahumara se colocó junto al auto y estiró su mano, palma arriba. Sin realmente voltear a verla, hice un ademán de "no" con la cabeza. Mi hija de dos años la siguió con la vista y me preguntó "oye, ¿quién es?". Sentí vergüenza.

¿En qué momento aprendemos que los niños que piden dinero en las esquinas deben ser ignorados? ¿Cuándo es que dejamos de verlos como personas con nombre e historia? ¿A partir de qué día decidimos que es más cómodo pretender que no existen? Obviamente, en algún momento entre los 2 y los 29 años de edad.

No puedo creer que haya escrito esto de este modo. Dispensen mi falta de sarcasmo.

 4 comentarios

martes, noviembre 27, 2007

Deseos y Videojuegos

Esta navidad deseo que no haya niños con frío en el mundo. Para el caso de los países que están en el hemisferio sur, deseo que no haya niños con calor. Los deseos para ambos hemisferios se intercambian cuando aquí llegue el verano y allá el invierno. Deseo que el reguetón pase de moda, que los raperos consigan ropa que les quede y que no se vuelva a tocar un solo de guitarra por el solo hecho de que el guitarrista puede mover los dedos muy rápido. Este diciembre deseo fervientemente que nadie muera asfixiado por el gas que, silenciosamente, escapa de esos adorados calentones. Tampoco quisiera que nadie muriera atropellado, asesinado en un acto de odio racista, masacrado en una universidad o como víctima causal e inocente de algún atentado terrorista. Por otro lado, morir devorado por una manada de lobos sería bien, pero bien chido. También deseo que todos los niños tengan computadoras, que los discos se sigan bajando de Internet y que los videos de celebridades teniendo sexo sigan apareciendo. Además, quiero un XBox.

 3 comentarios

sábado, noviembre 24, 2007

Ventas y Ósculos

Hace tiempo apareció un comercial de televisión anunciando Mercado Libre. Un chico, al que posiblemente no le ha salido jamás vello facial, pone a la venta un beso en el sitio. En otro lugar, una virginal jovencita encuentra el ofrecimiento y decide comprarlo. Chico toma un autobús para llegar a casa de Jovencita, donde le informa del motivo de su visita y, sin más preámbulo, le entrega un beso transparente e infantil.

Las primeras veces que lo vi, el comercial me inundaba de una ternura que hacía mucho no sentía. Poco a poco, el sentimiento fue haciéndose a un lado, opacado por la minifalda de Jovencita y su ajustada blusa blanca, así como las características sexuales secundarias escondidas debajo de ambas prendas. Ahora, el anuncio me produce náuseas. Basta, por favor. Creo que lo veo como veinte veces cada día.

 2 comentarios

jueves, noviembre 22, 2007

Calendarios y Solicitudes

Vamos a dar arranque a una impresionante campaña de recolección de firmas para solicitar al Gobierno Federal que este año se suprima la Navidad. Verán como nos va mejor sin ella.

 6 comentarios

martes, noviembre 20, 2007

Niños y Verdades

Los niños conocen tan bien o mejor que sus padres el negocio de humillar a los otros: la inocencia infantil es un cuento de hadas que los adultos se cuentan a sí mismos para tranquilizarse, un eufemismo. Y es que la imagen de amamantar a las pequeñas bestias depredadoras y malvadas no debe de ser una actividad placentera. Es más conveniente para el mundo pensar que los niños son inocentes y distintos de los adultos.

 3 comentarios

jueves, noviembre 15, 2007

Autos y Letreros

La gente busca ahuyentar a posibles estacionandos para que no bloqueen las entradas a sus cocheras. La amenaza más común es amedrentar al conductor con ponchar sus llantas si se atreviese a dejar su auto de manera que no dejase entrar y salir a los otros. Que método tan idiota, de verdad: si lo que uno desea es que un auto no esté estorbando, lo peor que puede hacer es dejarlo incapacitado para moverse, ¿no? Digo, si el auto está ponchado, ¿como lo van a quitar de la entrada de la cochera?

 11 comentarios

martes, noviembre 13, 2007

Programas y Realidades

Perdiendo el tiempo frente al televisor, vi un reality acerca de unos salones de bronceado. La cámara vigilaba con vehemencia a los empleados de la cadena, al parecer compuesta por casi una decena de locales en algún lugar de California, y a sus dueños. No había concurso ni jueces ni premio: simplemente era seguir sus vidas.

A partir de ahí, tuve algunas ideas para unos cuantos reality, unos a manera de concurso, otros como simple estudio de la realidad ajena. Por ejemplo, podríamos tener un equipo de producción siguiendo a una adolescente empleada en algún centro comercial. Sería interesantísimo ver como se estresa cuando el dueño visita sorpresivamente la tienda, conocer sus criterios e ideas para catalogar y acomodar las prendas que vende, observarla teclear mensajes de texto en su celular y sufriríamos las vicisitudes que conlleva elegir su comida todos los días de entre los mismos 12 locales de alimentos; todo esto mientras esperamos el desenlace de su posible romance con el chico que atiende la tienda de mascotas. Sería también un éxito televisivo un concurso donde cualquier hijo de vecino se ganara, a punta de talento, el puesto como el nuevo vocalista de Jaguares, esperando que al fin la banda mexicana tenga un líder que parezca estar vivo. Por último, sería incontenible el entusiasmo despertado por un reality donde conociéramos a los personajes que escriben los blogs que leemos. Menos a Kabeza: a ese ya lo conozco y es medio aburrido.

 4 comentarios

sábado, noviembre 10, 2007

Jóvenes y Ropa

Todos los días veo a un jovencito flaco flaco. Sus pantalones como que ya no le quedan. Pareciera que siempre trae la misma ropa y el pelo le obstruye la vista. Pobre muchachito, se ve tan triste, que a veces pienso en darle un abrazo. ¿Tendrá papás?

 5 comentarios

jueves, noviembre 08, 2007

Hábitos y Fantasías

Tengo un amigo que, en vez de descargar pornografía del Internet para su deleite personal, se hace de fotografías de monjas.

 1 comentarios

martes, noviembre 06, 2007

Calabazas y Calaveritas

"El Halloween es un paganismo del Diablo, además de que ni es costumbre nuestra, sino de los gringos". De verdad: que piltrafa de argumento. El Halloween es, como casi todas las celebraciones suntuarias que nos qedan, cristiano. De cualquier modo, las celebraciones cristianas no son más que adaptaciones de celebraciones previas que tenían que ver con los ciclos agrícolas, climáticos y astronómicos. ¿No? Pascua, Navidad, Día de Reyes... todas fueron tácticamente colocadas sobre alguna fecha importante "pagana". Y si para antigringadas vamos, tendríamos que suprimir casi todo lo referente a la Navidad, desde santocloses y los pinos con luces hasta el pavo y los regalos. Yo de todos modos ni conozco a nadie que haya levantado un altar de muertos, a no ser por encargo escolar o laboral. ¿Tú sí?

Son increíbles los rodeos que da la gente para ahorrarse veinte pesos de dulces.

 7 comentarios