10 de septiembre de 2010

Palitos y Algodones

Frecuentemente fantaseo con una escena harto extraña. Estoy en el cuarto de baño limpiando mi oído con un hisopo* cuando, repentinamente, alguien abre la puerta y empuja el bastoncito bien pero bien adentro de mi cabeza. Tardan varias horas en descubrir por qué es que morí, ya que de tan incrustado que está el hisopo, nadie lo nota sino hasta después.

* Los médicos recomiendan no limpiar el canal auditivo con hisopos, sino dejar que el propio oído deseche la cerilla. Guso Punto Com es un blog de apuntes con fines literarios; no documentales ni mucho menos medicinales. El autor no acostumbra ni recomienda limpiarse los oídos con hisopos.

8 comentarios:

Ms. L dijo...

Yo uso el nombre genérico para los hisopos y siempre les digo "cotonetes" pero no lo uso para su fin con el que fueron creados, más bien como aplicador de sombras para el maquillaje.

Amando y odiádote.

Leilanuki, muá.

SrDonRak dijo...

No morirías, por lo menos no en ese momento. Podrías quedar sordo, sangrar,incluso desmayarte.
Creo, además, que el hisopo se doblaría antes que entrar completo en tu oido.

En el peor de los escenarios morirías por una infección no atendida.

Isela dijo...

Y primero te caes... no? luego dicen, te empiezas a contorsionar, te empieza a salir espuma por la boca, finalmente vienen los estertóreos... y ya. Pero está muy lindo que aclares...

Helyan dijo...

Pues según el Medical Center de la universidad de Maryland, lo máximo es que se presente una infección.
Según Matt Groening, se puede vivir con un crayón incrustado en el cerebro.
¿Alguien que se preste para investigación?

Adrisdris dijo...

Gus...no sabía que tenías blog...pero ya lo voy a agregar como de los favoritos...saludos a todos...Viva la familia!!!

Lucy dijo...

Así morí en mi otra vida. Ahora vivo y dejo que la cerilla viva. Eso.

Te leo hasta el 2012. Disfrútame.

Larva ♓ dijo...

Weird ._.

Anónimo dijo...

¿Cómo te limpias tus oídos, entonces, Gus?