6 de febrero de 2010

Peatones y Conductores

Era tal la calaña de las reflexiones en que ocupaba mi cerebro, que casi nada de mi conciencia estaba invertida en la banqueta o el paso peatonal o los semáforos. El Nissan blanco apenas y logró detenerse dejando una estela de hule quemado sobre el pavimento. Justificadamente furioso, Conductor me rugió un “¡Fíjate, pendejo! ¡Por eso los matan!”.

Aplicando un riguroso análisis semántico y semiótico al rugido, podemos exprimir que Conductor percibe un “ellos” y un “nosotros”. Para él, yo pertenecía a un bando distinto al suyo: el bando de los que andan a pie. Lo cierto es que yo soy tan manejador de autos como caminador de calles, si no es que más de lo primero que de lo segundo. Del mismo modo, cada persona que pasa conduciendo en algún momento es también un peatón. Claro, todos excepto mis amigos Hugo y Luis.

5 comentarios:

guso dijo...

Y no tengo ningún amigo Paco, así que evítense el chiste.

Anónimo dijo...

CLARO QUE YO CAMINO!!! solo que lo hago con el Ipod y los tenis puestos... y le llamo hacer ejercicio.
Luis "Oso"

Anónimo dijo...

hey guso... como me han dicho ke eres bien maricon... tienes 10 dedos para metertelos... de parte mia joto cabron..!!! y cuidate hijo de mierda..

Shellwyz dijo...

Casualmente siempre el otro bando es el de "los pendejos estos" Ya sean peatones o conductores.

Solera dijo...

hay todo un estudio cultural en la comunicación acerca de las interacciones entre nosotros y "los otros", solemos visualizarnos y compararnos con respecto a diferencias no a similitudes O_o que locos estamos