3 de abril de 2010

Tabús y Amistades

La otra noche salí con dos amigos. Ellos no se conocían. Uno es cristiano. El otro es homosexual. A ninguno le conté sobre la discapacidad del otro.

5 comentarios:

Cabrón Insensible dijo...

No hace falta, ambas son evidentes.

Tasta dijo...

Ahora posteas tus tuits.

Isela dijo...

Todos... en algún momento de la vida, desarrollamos alguna discapacidad. Quizá ahora puedas decir que conoces a un gay cristiano y un cristiano como cualquier otro.

GiL dijo...

??

Anónimo dijo...

Discapacitado yo?si corro como todos,.uso las dos manos,veo con mis dos ojos ,hablo perfectamente.
Au plaisir.